Doná comida gratis

7 de julio de 2008

Tormentas

Hoy al abrir mi correo electrónico me encontré con una de esas tantas cadenas que algunos amigos suelen enviar. Las leo, a todas, pero generalmente no reenvío ninguna... Pero ésta fue de esas que te hacen pensar, que parece que llegan en el momento que se necesita.
Por eso decidí transcribir el texto aquí. Para todas aquellas personas que se encuentran sacudidas por una tormenta y que para las que no, cuando tengan que pasar por una, sepan que son necesarias... Todo pasa por alguna razón...


"Cuentan que un día un campesino le pidió a Dios le permitiera mandar sobre la Naturaleza para que -según él - le rindieran mejor sus cosechas.
¡Y Dios se lo concedió!

Entonces cuando el campesino quería lluvia ligera, así sucedía; cuando pedía sol, éste brillaba en su esplendor; si necesitaba más agua, llovía más regularmente; etc.

Pero cuando llegó el tiempo de la cosecha, su sorpresa y estupor fueron grandes porque resultó un total fracaso. Desconcertado y medio molesto le preguntó a Dios por qué salió así la cosa, si él había puesto los climas que creyó convenientes.

Pero Dios le contestó - “Tú pediste lo que quisiste, más no lo que de verdad convenía. Nunca pediste tormentas, y éstas son muy necesarias para limpiar la siembra, ahuyentar aves y animales que la consuman, y purificarla de plagas que la destruyan…”-

Así nos pasa: queremos que nuestra vida sea puro amor y dulzura, nada de problemas.
El optimista no es aquel que no ve las dificultades, sino aquel que no se asusta ante ellas, no se echa para atrás. Por eso podemos afirmar que las dificultades son ventajas, las dificultades maduran a las personas, las hacen crecer.

Por eso hace falta una verdadera tormenta en la vida de una persona, para hacerla comprender cuánto se ha preocupado por tonterías, por chubascos pasajeros.

LO IMPORTANTE NO ES HUIR DE LAS TORMENTAS, SINO TENER FE Y CONFIANZA EN QUE PRONTO PASARÁN Y NOS DEJARÁN ALGO BUENO EN NUESTRAS VIDAS."

12 comentarios:

@ngelito dijo...

Hay que estar preparados como tu dices, para lo bueno y lo malo. Las tormentas no son eternas, al igual que los malos momentos tampoco. De todo se aprende y con ello se hace un@ mas fuerte. Besos

Sendieva dijo...

Hola cariño, me gustó lo que escribiste.

Soy de las que piensa que si todo lo tienes fácil, te falta mucho como persona, crecer y madurar, tanta protección y la vida insulsa hace que seas eso, alguien sin interior ni atracción, pero bueno como siempre hay de todo en la vida, yo me quedo con mis tormentas, las superaré, aunque algo si que digo, también alguna menos en mi vida no me vendría nada mal.

Muchos besitos preciosa mujercita

PD: ya te echaba de menos, espero que los estudios fueran muy bien, ahora a relajarse y descansar un poco para seguir de nuevo.

kokrann dijo...

Este tipo de posts son los que necesito leer durante estos días. La verdad es que sí, no todo tiene que ser de color de rosa. Necesitamos piedras en nuestro camino para saltarlas y así hacernos más fuertes.

Un post lleno de energía, sí señora.

Un beso.

Pd. Qué despistada es tu amiga. Mira que dejarte sola en el asiento del tren :P...

Jorge L. López dijo...

Es en las tormentas cuando se nota la verdadera capacidad de cada uno para navegar, y que es aquello que uno necesita mejorar o cambiar. Recuerdo tambien la pelicula "Todopoderoso",con Jim Carrey, con un mensaje parecido al del mail de esa cadena.
Saludos desde Mar del Plata

Ana dijo...

Muy buena tu reflexion.. pasae por mi blog.. tengo algo para ti!
Un beso!

timorato dijo...

Me aburre que me manden tantos correos encadenados, aunque debería agradecer que se acuerden de uno. Ese que has puesto es muy bueno, así como tu reflexión.

Saludos.

israel dijo...

Muy bueno lo que escribiste.

Hace poco, en una entrada titulada "una tarde de invierbno" o algo así reflexioné sobre esto.

Resulta que necesito tormentas porque aunque me asustan, también me hacen progresar, enfrentarme a ellas y al final me acabo acostumbrando pero en los días tranquilos.... me relajo, bajo la guardia, dejo de esforzarme y retrocedo y cuando vuelve otra vez la tormenta me acaba pillando por sorpresa.

Dejando las metáforas a un lado, si uno huye de lo que le da miedo y no lo enfrenta nunca podrá superarlo por eso a veces es mejor sufrir pero enfrentarse a eso que permanecer escondido, seguro pero escondido, eso no es vida.

Un saludo.

Solcito dijo...

Angelito: todo pasa... hasta aquello que mas dolor nos causa, y cuando logramos sobreponernos sin duda que somos más fuertes y que hemos aprendido muchísimo.

Saludos.

-----------------------------------

Eva: a veces también me pregunto porque tantas tormentas o malos ratos en mi vida. Pero bueno, pensemos que son necesarias...

Gracias, me fue bien en los parciales, el esfuerzo valió la pena, ahora intentaré descansar un poco, aunque tengo que seguir estudiando...

Besitos.

-----------------------------------

kokrann: hace un tiempo escribí un post cuyo título era: "Si el camino que recorres no tiene obstáculos entonces no lleva a ninguna parte"... El mensaje era similar...

No todo es color de rosa, así que a superar las tormentas se ha dicho...

Besitos.

-----------------------------------

Jorge: Recuerdo la película "Todopoderoso", el mensaje era algo así que nosotros podemos hacer el milagro, podemos conseguir lo que queremos...

Saludos desde Córdoba!!

-----------------------------------

Ana: pasé por tu blog, muchas gracias por la bendición y por acordarte de mí.

Besos.

-----------------------------------

Timorato: sí, a veces suelen ser un poco tediosas las cadenas, pero otras tienen lindos mensajes, que valen la pena recordar a los demás.

Saludos.

-----------------------------------

Israel: recuerdo que leí esa entrada que mencionas...

Creo que generalmente las tormentas nos agarran desprevenidos, podemos percibir que algo se aproxima, pero nunca la intensidad con la que sucederá...

Totalmente de acuerdo con que tenemos que enfrentar nuestros temores, encerrarnos, huir de ellos, lejos de solucionar nuestros problemas, no hace mas que hacernos sentir peor...

Saludos, espero estés bien!!

Silvia García dijo...

Solcito
De vacaciones?? estuve media complicada estos días por eso no había podido pasar.
Hermosa reflexión, y que real, yo estoy convencida que solo las cosas difíciles, las tormentas en nuestras vidas no hacen crecer, nos ponen más fuertes, es cierto que a veces decimos, por que tantas, porque a mí, lo cierto es que creo que todo lo que nos ocurre, lindo o feo, bueno o malo nos ocurre por que algo debemos aprender de eso.
Un cariño

Solcito dijo...

Silvia: Estoy de vacaciones en el sentido que no tengo que ir a clases a la universidad, pero tengo que estudiar para rendir exámenes finales...

Pienso igual que vos, que aprendemos de todas las experiencias que nos tocan pasar... sin embargo a veces es inevitable sentir que es demasiado cuando sólo sentimos que son cosas malas...

Besos

los pensadores dijo...

Hola!! es muy cierto lo q dice esa cadena... y además de que las tormentas son necesarias, siempre se puede aprender algo de ellas. Como dijiste, todo pasa por alguna razón..
esperamos verte x nuestro blog, saludos!!

Solcito dijo...

los pensadores: Gracias por visitar mi blog, ya me daré una vuelta por el de uds...

Saludos!