Doná comida gratis

18 de mayo de 2009

Homenaje

Ayer ha fallecido un hombre de letras, Mario Benedetti.
Como sabrán quienes leen este blog, uno de mis autores preferidos.
En reiteradas oportunidades publiqué poemas suyos, hoy no podía ser la excepción...




Defensa de la alegría

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas.

Defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos.

Defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias.

Defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres.

Defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y de la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa.

Defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría...

3 comentarios:

Silvia García dijo...

Hola Solcito.
Estaba segura que ibas a publicar sobre Benedetti, porque sé cuanto lo admiras.
Este es un de los muchos hermosos poemas que el hizo
"Defender la alegría como un principio." Si este fuera nuestro principio cuanto menos tristes estaríamos no?
Estás bien?
Un abrazo

israel dijo...

Oh! Me ha encantado.

Hacía tiempo que no leía un poema que me gustara tanto, precioso, en serio.

Gracias por subirlo.

Es una lástima lo de su muerte aunque por sus escritos se puede decir que nunca morirá del todo.

kokrann dijo...

Es un bonito reto este de defender la alegría.

El día que murió Benedetti escuché decir a un cantante que el primer poema que le hizo llorar al leerlo fue precisamente de Mario.

Benedetti se ha ido pero sus letras permanecerán eternas ;).

Un abrazo. Solcito.