Doná comida gratis

10 de octubre de 2008

¿Sabemos escuchar?

Muchas veces pensamos que tener un grupo de amigos puede ayudarnos a no sentirnos solos, a poder canalizar nuestros malestares expresándoles lo que nos sucede.

Sin embargo, creo que cuantas más sean las personas que están reunidas, menos se escuchan entre sí...

Es más productiva una charla con una o dos personas que con cinco o seis, más aún cuando la mayoría de ellas no puede permanecer en silencio por más de dos minutos, necesitando constantemente tener la palabra.


En reuniones de ese tipo es cuando más incomoda me siento, a mí me gusta escuchar, sacar una conclusión y después dar mi opinión al respecto, pero en estos casos me es prácticamente imposible... No sé si pasará en todos los grupos, pero en la mayoría en los que he participado sí...

Sólo piensan en cuando poder intervenir en la conversación, cual será su turno y que van a decir, entonces, lo que menos hacen es escuchar al otro. Más de una vez he notado como dan respuestas que nada tiene que ver con lo que se venía hablando, solo con el mero afán de decir algo, ni que decir de cuando interrumpen constantemente a quien está hablando...


Hablamos mucho, pero decimos poco... No puedo incluirme entre los que hablan mucho... aunque sí que a veces me cuesta escuchar, cuando empiezan a contar cosas con lujo de detalles que resultan irrelevantes, cuando se empiezan a entremezclar temas que nada tienen que ver, cuando algo ocupa mi cabeza y no puedo evitar alejarlo por completo de mí...

Lo intento, porque me parece una falta de respeto hacia la otra persona, por eso en grupos grandes la mayoría de las veces me limito a observar, a escuchar y es así cuando me percato que la mayoría está mas pendiente de sus cosas, que de lo que está diciendo su interlocutor...


Madame de Sevigné sentenció: “Hemos nacido con dos ojos, dos orejas y una sola lengua porque debemos mirar y escuchar dos veces, antes de hablar”.

Escuchando podemos aprender muchísimo... Además, si no somos capaces de escuchar a los demás, menos aún podremos escucharnos a nosotros mismos...

11 comentarios:

Jorge Fenix dijo...

Puede ser una cuestion de asertividad, la manera adecuada de expresarse, comunicarse y expresar una postura y defenderla sin atacar las posturas de otros. A veces otras personas tienen una inadecuada actitud incluso sin darse cuenta,como las que mencionas sobre no escuchar o interrumpir.
Puede que no se logre cambiar a otras personas,pero puede cambiar la actitud de uno mismo, haciendose oir, con firmeza y con la buena educacion de siempre.
Un beso desde Mar del Plata

Ana dijo...

Es algo que a todos no ha pasado.. si estamos dos o tres nos escuchamos y reflexionamos mas que cuando hay mucha gente.. pero si en esa reunión de mucha gente se habla con sabiduria y todos aportan puede ser tambien muy beneficiosa la experiencia..
Un beso Solcito!

Diego González dijo...

Sí, estoy de acuerdo, en los grupos grandes no se suele escuchar, a no ser que se trate de una cofnerencia o algo así... ahora, si hablamos de cosas más personales o "íntimas" (como imagino es el tema aquí) creo que depende un poco de las personas con las que se hable, aunque el factor de que con el aumento de gente aumente el desorden es inevitable por una cuestión natural del concepto de desorden o caos.

Por otro lado, comparto que sea más fatctible que al hablar de a dos o tres la comunicación sea la mejor, pero eso nuevamente depende de las personas... ¡cuántas veces creí estar contando algo de mí (incluso con Amigos) y simplemente no me estaban prestando atención aunque estuvieran en silencio! Sin embargo, no por eso dejan de ser buenos amigos... quizá simplemente se hayan distraído... En fin... lindo tema para habalr, aunque hay taaaaaaaaaaantos factores que dominarlos todos es, otra vez, un caos.

¡ABRAZO!

Sendieva dijo...

Bueno en primer lugar, tienes toda la razón cariño, yo soy de las que hablo bastante más en grupos reducidos que más numerosos, pero creo que al pasarme lo mismo que a ti, me di cuenta de algo con el paso del tiempo, y era que cuando se queda con un grupo numeroso de personas, los temas que se pueden hablar no son los mismos que si quedas con una o dos personas, en grupo son como más generalizados y con una persona es más íntimo, como que se puede hablar de todo.

Muchos besitos presiosa!!!

Silvia García dijo...

Solcito
Comparto como casi todos los que han dejado comentarios que generalmente en los grupos grandes es más difícil escucharse, pero también suele suceder como dice diego,de estar con dos ó tres amigos y uno se da cuenta de pronto que el otro no está escuchando, inclusive te ocurre con quién convives.
Creo que el tema pasa por aceptar y no juzgar, dado que también a nosotros nos pasa respecto de otros.
Interesante tema
Besitos

Marie Augustine. dijo...

con solo leer el titulo puedo decir que no, y qe madame tenia razon.

Sandra dijo...

“Hemos nacido con dos ojos, dos orejas y una sola lengua porque debemos mirar y escuchar dos veces, antes de hablar”.

Qué razón tiene Madame..

Me gusta mucho tu blog ^^
Te agrego.
Saludos.

Solcito dijo...

Jorge: Sí, es una cuetión de asertividad, de empatía también, porque si nos ponemos en el lugar de la persona interrumpida seguro que se intentaria escuchar un poquito más..

Un beso jorge y gracias por tu opinión.

------------------------
------------------------

Ana: seguro que es una experiencia beneficiosa cuando podemos escucharnos entre muchos y cada uno dar su aporte..

Un besito.

------------------------
------------------------

Diego: es verdad, además a cualquiera puede pasarle que se distraiga un poco, y sí hay muchos factores que influyen al momento de escuchar a alguien..

Otro abrazo para vos!

------------------------
------------------------

Eva: y sí, no es lo mismo hablar de algo intimo con dos o tres personas que con muchas mas con las cuales no se tiene tanta confianza.. es más, son tan generalizados los temas que se termina hablando de nada en realidad, mas aún cuando distintas personas intentan introducir un tema distinto de conversación sin siquiera escucharse entre sí..

Besos!

---------------------------
---------------------------

Silvia: claro, no se trata de juzgar, es más también suelo distraerme en algunas oportunidades, lo que no me parece correcto es estar pendiente del momento de interrumpir la opinión de alguien para introducir otro tema o imponer un punto de vista...

Besos!!

------------------------
------------------------

Marie Agustine: gracias por dar tu opinión. Me pareció también muy acertado lo que dijo madame.

Beso.

------------------------
------------------------

Sandra: gracias, ya pasaré por tu blog..

Mucha razón en lo dicho por Madame.

Saludos!!

kokrann dijo...

Hola Solcito,

hacía bastante tiempo que no me conectaba en el MSN ni comentaba en blogs. Además de tener mucha faena de la facultad, mi ordenador se estropeó :(, y este fin de semana decicí comprarme uno nuevo, con lo cual espero conectarme más a menudo :).

Pues sí, estoy de acuerdo. Muchas personas hablan y no aportan casi nada. En cambio hay otras que son más calladas y cada vez que hablan transmiten algo importante.

Yo creo que el sentirse más a gusto con pocas o muchas personas va según el caracter de cada uno. En mi caso, por ejemplo, me gustan más los grupos reducidos, aunque creo que en un grupo con muchas personas siempre se crean "subgrupos".

Un beso y a ver si hablamos pronto.
Espero que estés bien.

israel dijo...

Es verdad que a veces nos cuesta escuchar. A mí me pasa como a ti, soy callado y nunca me siento cómodo entre un grupo de gente pero también me sucede que a veces el silencio me incomoda y puedo hablar de algo estúpido con tal de evitarlo por falta de seguridad aunque es algo que intento cambiar.
Suelo escuchar pero como dices a veces uno anda perdido entre sus pensamientos y está más abstraído ero sí intento escuchar a los demás y me molesta cuando estoy hablando con alguien de algo y de repente me salta con otra cosa que nada tiene que ver, como si no me hubiera estado escuchando.
El caso es que a veces cuando hablo con alguien, si no tengo confianza, debido a mi timidez me cuesta entablar una conversación y me pongo nervioso, es por eso que alguna vez alguien puede haber pensado que no le prestaba atención o que no me interesaba lo que me decía pero es más nervios que otra cosa.

Un saludo.

Solcito dijo...

kokrann: tenés razón en que se crean, a veces, subgrupos cuando hay muchas personas...

Yo también prefiero los grupos más reducidos, y sí, depende de la personalidad de cada uno, como todo...

Bueno, haber si hablamos más seguido ahora que tenés computadora nueva.

Besos!!

....................
....................

Israel: a mí también me molesta que cuando hablo con alguién de pronto me cambie rotundamente el tema, da la sensación de que lo que uno cuenta o dice nunca es interesante... pero en fin...

Saludos!