Doná comida gratis

12 de diciembre de 2007

Renuncio a ser adulto


Con la presente, presento mi renuncia a ser adulto.

He decidido aceptar la responsabilidad de tener seis años nuevamente.

Quiero navegar barquitos de papel en un estanque y hacer anillos tirando piedras al agua.

Quiero pensar que los dulces son mejor que el dinero, pues se pueden comer.
Quiero tener un receso y pintar con acuarelas.

Quiero salir cómodamente de mi casa sin preocuparme cómo luce mi cabello.

Quiero regresar a mi casa, a una comida casera y que alguien corte mi carne.
Quiero recostarme a la sombra de un viejo roble, y vender limonada con mis amigos en un día caluroso de verano.

Quiero abrazar a mis padres todos los días y enjugar mis lágrimas en sus hombros.
Quiero regresar a los tiempos donde la vida era simple...
Cuando todo lo que sabía eran colores, tablas de sumar y cuentos de hadas; y eso no me molestaba, porque no sabía que no sabía y no me preocupaba por no saber.Cuando todo lo que sabía era ser feliz porque no sabía las cosas que preocupan y molestan.

Quiero pensar que el mundo es justo. Que todo el mundo es honesto y bueno.
Quiero pensar que todo es posible.

Aprendí demasiado...
Aprendí de armas nucleares, guerras, prejuicio, hambre y de niños abusados.
Aprendí sobre las mentiras, matrimonios infelices, del sufrimiento, la enfermedad, el dolor y la muerte.
Aprendí de un mundo donde saben cómo matar y lo hacen.

¿Qué pasó con el tiempo en que pensaba que todo el mundo viviría para siempre, porque no entendía el concepto de la muerte, excepto cuando perdí a mi mascota?

Cuando pensaba que lo peor que pasaba era que alguien me quitara mi pelota de jugar o me escogiera de último para ser su compañero de equipo.Cuando no necesitaba lentes para leer.

Quiero alejarme de las complejidades de la vida y excitarme nuevamente con las pequeñas cosas una vez más.

Recuerdo cuando era inocente y pensaba que todo el mundo era feliz porque yo lo era.

Caminaría de nuevo en la playa pensando solo en la arena entre los dedos de mis pies y la caracola más bonita que pudiera encontrar sin preocuparme por la erosión y la contaminación.

Pasaría mis tardes jugando a las muñecas y montando mi bicicleta hasta llegar al parque, sin la preocupación de que me secuestren.

No me preocupaba el tiempo, las deudas, o de dónde iba a sacar el dinero para arreglar el carro.

Sólo pensaría en qué iba a ser cuando grande, sin la preocupación de lograrlo o no.

Quiero vivir simple, nuevamente.
No quiero que mis días sean de computadoras que se inhiben, de la montaña de papeles en mi escritorio, de noticias deprimentes, ni de cómo sobrevivir unos días más al mes cuando ya no queda dinero en la chequera.

No quiero que mis días sean de facturas de médicos o medicinas.
No quiero que mis días sean de chismes, enfermedades y la pérdida de seres queridos.

Quiero creer en el poder de la sonrisa, del abrazo, del apretón de manos, de la palabra dulce, de la verdad, de la justicia, de la paz, los sueños, de la imaginación.Quiero creer en la raza humana y quiero volver a dibujar muñecos en la arena...

¡Oh, siii! Quiero volver a mis seis años nuevamente...
Autor: Desconocido.


El día de mi cumpleaños se acerca más rápido de lo que pensaba.. Cada año transcurre con más velocidad, casi sin que me percate de todo lo que fue sucediendo, de que la adolescencia quedó atrás y que de a poco las responsabilidades se fueron incrementando, que la Universidad quedará como un grato recuerdo, de una de las mejores etapas de mi vida...


Creo que todas las etapas de nuestra vida son lindas y podemos ser felices en cada una de ellas, pero sin dudas la que más añoro es la de la niñez, donde las preocupaciones que podía llegar a tener eran simples.


Estoy de acuerdo con mucho de lo que dice el relato que copié, sin embargo, y pese a todo, creo que de adultos podemos seguir creyendo en el poder de las sonrisas, de la palabra dulce, de la verdad, de los sueños...

5 comentarios:

kokrann dijo...

El día que me respondí a mí mismo que para que yo fuese niño otros tuvieron que "sacrificarse" haciéndose adultos sentí más paz de la que tuve antes.

Pienso que sí, que muchas cosas que aprendimos no las tuvimos que aprender porque estaban destinadas a hacernos daño. Queda el consuelo (o no...) de habernos dado cuenta...

Cada vez que cumplo años necesito estar durante un rato a solas y pensar...me vienen muchos recuerdos a la cabeza y vuelvo a estar en sintonía con algo o alguien que desconozco. Tal vez sea yo mismo.

Un beso enorme. Tus posts son escritos con mucho sentimiento y llegan al corazón.

Micalet dijo...

Estoy de acuerdo contigo Solcito. Todas las etapas de la vida tienen sus cosas buenas, y no por ser mayores debemos renunciar a determinadas cosas.

También te he de decir que mi chica y yo a veces comentamos lo felices que son los niños que no se tienen que preocupar del trabajo, las facturas, la hipoteca, etc...

Gracias por tu visita a mi blog.

Salu2.

Rómulo dijo...

Me ha gustado mucho, en verdad, no se si llamarle poema, canto o cuento, pero me ha impresionado la variedad de matices que has usado. Relajante lectura para la mañana (a esta hora lo leí). Un saludo desde el Perú

kokrann dijo...

FELIZ CUMPLEAÑOS GUAPÍSIMA!!!!!!!!! ESPERO QUE ESTÉS PASANDO UN DÍA MUY ESPECIAL JUNTO A LOS QUE MÁS QUIERES. UN BESO MUY MUY GRANDE!!!!!

Solcito dijo...

kokrann: es verdad para que nosotros fuesemos niños otros tuvieron que sacrificarse siendo adultos, asi q nos toca el mismo sacrificio, sino sería un tanto egoísta...

Gracias por el saludo de cumpleaños, lo pasé muy lindo...

Besos.

Micalet: Gracias por tu visita...

Sí, la niñez tiene nos brinda una felicidad librada de preocupaciones, aunque lamentablemente muchos niños sean privados de tan bonito privilegio...

Saludos.

Rómulo: Gracias por tu visita y comentario...

El relato tiene versiones en canción, poema, pero no tengo idea de cual fue la versión original.. Que bueno que te haya resultado una lectura relajante..

Saludos..