Doná comida gratis

17 de diciembre de 2007

Si el camino que recorres no tiene obstáculos, entonces no lleva a ninguna parte...



Algunas veces nos damos cuenta que transitamos nuestros días por un sendero tranquilo, donde no tropezamos y no corremos riesgos.


Sin embargo, en otras oportunidades este se estrecha o se bifurca, es aquí donde debemos tomar una decisión y comienza la angustia, la presión de querer elegir sin cometer errores. Puede también estar sembrado de obstáculos que debemos sortear para llegar a destino... Cuando esto nos sucede solemos añorar esos días tranquilos, donde la melancolía y el sufrimiento no podían encontrarnos...


Pero, como dice la frase que da título a este post, si el camino no tiene obstáculos no lleva a ningún lado, o tal vez si lleve, solo que no al lugar donde querríamos estar...



Si hubiese querido transitar un camino sin obstáculos:


  • Sin sentir la presión de rendir examenes finales, evitando la angustia y ansiedad de los días previos y ni hablar del momento mismo de rendir, podría haberlo recorrido, sólo que no me llevaría a mi tan ansiada meta: la de obtener mi título de Contadora Pública y poder ejercer aquello que tanto me apasiona.


  • Sin sufrir por amor, me habría perdido de sentir lo más bello de ese sentimiento... Además hace que cuando lo tengamos lo valoremos más...


  • Sin desilusión, decepción cuando alguien a quien quería mucho me demostró que en realidad no era como pensaba y me hizo mucho daño, hubiera hecho que no viviera un montón de cosas de las cuales pese a todo, hoy guardo muy bonitos recuerdos...


  • Sin tristeza, no hubiera descubierto, quizás, en esas personas que me tendieron una mano, una palabra de aliento y me ayudaron a salir, a mis verdaderas amigas...


  • Sin timidez, no sabría de la sensación de satisfacción que me invade cada vez que logro hacer algo que reprimía o me angustiaba...


La lista puede ser infinita... Lo importante no es llegar, lo importante es el camino, dice una canción de Fito Paez...



El hecho de que nuestro camino nos presente dificultades, sacrificios, es por una razón, o varias, para medir nuestra fuerza, voluntad, tenacidad, amor, tolerancia.



Para que podamos valorar con más intensidad cada uno de nuestros logros...

4 comentarios:

Rómulo dijo...

Excelente ejercicio mental el de tu artículo, y la imagen es por demás apropiada. Me encantó.

mery dijo...

Hola! estaba visitando blogs y me encontré con el tuyo. Estoy muy contenta con una página nueva que encontré y quería compartirla con los demás. Es para aprender inglés en línea (hoy en día que es tan importante!) Además tiene diccionario y traductor y todo totalmente gratis. Trae lecciones en audio y pronunciación figurada.
Te dejo la dirección por si te interesa, a mi me pareció muy buena:

http://www.ingles-curso.com

kokrann dijo...

Hola Solcito,

la verdad es que durante esta última semana me he sentido muy identificado con lo que has escrito. EL día antes de tener que hacer una exposición oral o de rendir un exámen deseaba con todas mis fuerzas que llegase pronto el viernes para descansar y ver las cosas de un modo más tranquilo. El viernes ha llegado y durante esta semana he pasado momentos buenos y momentos malos. Una vez leí que existen dos tipos de sufrimiento; el que te lleva a una meta y el que no te lleva a ninguna parte...Me alegra saber que mi sufrimiento es un bache que he encontrado en una camino con premio.

Dale un beso a tus palabras de mi parte ;). Cuídate.

Solcito dijo...

Rómulo: cuando empecé a escribirlo no lo pensé como un ejercicio mental, pero cuando lo finalicé y volví a leerlo me di cuenta que me sentía mejor conmigo misma... Qué bueno que te haya gustado.

Saludos.

Kokrann: Sí, si, tu camino tiene premio ten eso por seguro..

Me alegro mucho que te haya ido bien esta semana, a descansar ahora!!!

Besos amigo.