Doná comida gratis

22 de diciembre de 2007

Vencer los miedos...

Cuando algo no sucede como queríamos y sentimos que de alguna manera hemos fracasado puede provocar que posterguemos volver a enfrentarnos a esa situación, que el miedo a volver a pasar por lo mismo nos paralice y bloquee...

En febrero pasado me presenté a rendir una materia, era un examen final. Había estudiado, la materia me gustaba, pero lamentablemente eso no es garantía de aprobar. Si bien estaba tranquila cuando me entregaron la hoja, no podía pensar con claridad, resolví todo, con mucho esfuerzo para razonar cada una de las preguntas. Sin embargo, desaprobé...

Mi primer aplazo, lo tomé con relativa calma, porque los día previos había estado preparándome mentalmente para ese desenlace, no obstante volver a estudiar esa materia fue un verdadero sacrificio...

En julio, la otra fecha de examen, el día antes de rendir, decidí que no estaba preparada, que no sabía la materia y no estaba dispuesta a arriesgarme nuevamente a un aplazo. Me encontraba realmente angustiada y no podía dejar de llorar.

El jueves 20 me presenté nuevamente. Me resultó complicado sentarme a estudiar, porque cada vez que lo hacía, los fantasmas volvían, haciéndome sentir que no sería capaz de aprobar... No quería presentarme, algo interno me lo impedía, pero, por suerte, decidí que otra vez mis miedos no iban a impedir que hiciera algo.

Aprobé... otra pequeña victoria...




"La vida nos reserva siempre una nueva oportunidad. Estemos atentos y dispuestos para enfrentar los desafíos, hagamos de nosotros mismos un ejemplo de voluntad y perseverancia en el cambio interior.


La mayor parte del tiempo no percibimos quien es nuestro mayor enemigo, aquél villano que vive dentro de nosotros y que nos impide aceptar los cambios impuestos por la vida. Su nombre es “Miedo”.


El miedo a la incomodidad impide la evolución;


El miedo a arriesgar impide la ocasión de vencer;


El miedo a la verdad nos conduce al mundo de las mentiras;


El miedo a perder nos impide ganar;


El miedo a sonreír impide la dicha;


El miedo a llorar impide abrirse al corazón;


El miedo a arrepentirse impide la oportunidad de intentar;


El miedo a la enfermedad es la propia enfermedad;


El miedo a la maldad es la falta de fe en nuestro creador;


El miedo a morir impide que se viva plenamente.


Vivimos inactivos y ansiosos porque tenemos miedo de lo que nos sucederá.
Solo seremos verdaderamente vencedores, cuando venzamos a nuestro mayor enemigo que es el miedo.


William Pasquali"

2 comentarios:

kokrann dijo...

Felicidades por tú logro.

¿Sabes?, a mí me pasó algo similar. El año pasado tuve mucha presión para aprobar una asignatura. Me salió muy mal el examen y al día siguiente lo hice en casa en 10 minutos sin haberme mirado nada antes. Me afectó mucho y también lloré. Pues bien, este año he sacado la mejor nota de la clase en esa asignatura.

El verano del año pasado empezó siendo uno de los peores de mi vida y acabó siendo uno de mis mejores al enfrentarme a mis miedos.

Tu post tiene toda la razón.

Un beso y felices fiestas Solcito!!!

Ronan dijo...

Felicidades por el aprobado Solcito!! Es verdad que a veces se nos atrataganta algo pr lo que debemos pasar y llegamos a sentirnos verdaderamente incapaces... Como sabes, yo hace poco he vivido algo parecido, y hace unos pocos años, el sacarme el carnet de conducir fue una pesadilla similar, sin duda el examen más duro al que me he presentado en mi vida... Y gracias a dios, después de pasarlo muy mal y seguir tirando, conseguí aprobarlo, y hoy lo pienso y verdaderamente veo cómo estaba bloqueado, porque conducir no es tan difícil...
Besos! Feliz navidad